Proyecto colaborativo ciudadano vs. corrupción inmobiliaria detectó 850 obras irregulares

Diputados mostraron insensibilidad e irresponsabilidad para atender la crisis que dejó el terremoto del 19 – S
13 noviembre, 2017
Aprobó la ALDF Puntos de Acuerdo para beneficiar a colonias damnificadas por el sismo del 19 – S
14 noviembre, 2017
  • Primer reporte de Obrachueca.com

Ruta Cívica, VIRK y Suma Urbana lanzamos en marzo de 2017 Obra Chueca, un proyecto colaborativo de monitoreo ciudadano contra la corrupción inmobiliaria. Invitamos a los ciudadanos a reportar obras que la gente percibe como irregulares en términos de construcción o zonificación. El objetivo es identificar patrones y tendencias vinculados a la legislación o a actos de corrupción con el fin de hacerlos públicos y promover un desarrollo urbano sustentable y ordenado que brinde certeza legal.

Hoy www.obrachueca.com lanza su primer reporte. Los indicadores que se analizaron fueron seleccionados como los más importantes para obtener patrones y tendencias en el caos urbano de los últimos años en la Ciudad de México.

Los reportes arrojan que las violaciones a los programas de desarrollo urbano, la falta de rigor en el cumplimiento del Reglamento de Construcciones, la manipulación legislativa y normativa de los usos de suelo a través de instrumentos del desarrollo urbano (polígonos de actuación, transferencia de potencialidad, SACs), la falta de transparencia y la impunidad son una constante en las quejas ciudadanas.

Multifamiliar nuevo, en la calle de Bretaña # 92, colonia Zacahuizco, en Benito Juárez, derrumbado por el sismo del 19 de septiembre.

Datos a destacar

  1. La mayoría de los reportes hechos en Obra Chueca señalan construcciones o irregularidades en el uso del suelo (71%) iniciadas en los dos últimos años (2016- 2017). Cabe hacer notar que en los últimos 8 años se han presentado miles de denuncias a las autoridades correspondientes (Delegación, INVEA, PAOT, TCA, CDHDF). Las delegaciones con más reportes en Obra Chueca son Álvaro Obregón y Benito Juárez.
  2. El 63% de los reportes confirman haber presentado denuncia ante diferentes autoridades. Partiendo del hecho de que no todos los que reportan llenan todos los campos por no contar con la información, observamos como indicativo de posible corrupción que un 10% indica que a pesar de haber sido denunciada no ha sido verificada y un 8% han terminado sin sanción. Lo que nos lleva a confirmar la impunidad con que actúan las constructoras y algunos establecimientos mercantiles en colusión con las autoridades.
  3. Lo que nos dice la estadística es que un 54% no cumplen características reglamentarias, un 42% no tienen permisos o documentación y un 41% tienen un nivel o más de lo permitido. Esto constata que no se respetan los programas de desarrollo urbano ni el Reglamento de Construcciones, perdiendo la certeza jurídica y favoreciendo la especulación inmobiliaria.
  4. El patrimonio cultural arquitectónico también ha sido dañado, un 9% relaciona su reporte con un inmueble catalogado demolido o con afectaciones irreversibles.
  5. Otra de las áreas afectadas son la invasión de áreas verdes, 17%.
  6. Se observa la dificultad en llenar el campo de nombre de la constructora por la existencia de fideicomisos que impiden contar con la información de los dueños o promotores del desarrollo.
  7. En algunos casos hay clara violación a los Programas Delegacionales de Desarrollo Urbano que, al presentar la denuncia, la autoridad subsana argumentando la creación de un polígono de actuación, del otorgamiento de transferencia de potencialidad o por encontrarse el predio en un SAC (Sistema de Actuación por Cooperación). Todos estos instrumentos discrecionales, manejados a través de acuerdos entre particulares y SEDUVI, en fideicomisos privados, sin información accesible al público y que los exime del cumplimiento con la Ley de Desarrollo Urbano y algunos puntos del reglamento de la misma. En estos casos, la persona que reporta no contaba con esta información fueron identificados por investigaciones previas realizadas por Suma Urbana. A raíz del sismo, se reinició una investigación y se identificó, por ejemplo, en la calle de Amsterdan hay muchos edificios en donde se otorgó transferencia de potencialidad.
  8. Se observó que en zonas como Iztapalapa, Coapa y Xochimilco ya existían muchas denuncias vinculadas con un comportamiento riesgoso del subsuelo que se hacía más claro con las excavaciones profundas de construcciones.
  9. El 61.5% que registro violaciones a usos de suelo, corresponde a edificios de departamentos, es decir, el ciudadano sabe cuántos son los niveles permitidos en su zona, las alturas y densidades.
  10. Después del sismo del 19 de septiembre, se reportaron varias obras de escuelas, hospitales y universidades que han sido ampliadas con niveles sobre construcciones antiguas, el efecto del Colegio Enrique Rébsamen permeó en la ciudadanía haciendo conciencia que esas construcciones pueden tener debilidades estructurales con consecuencias fatales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *