Protocolos de Seguridad deben ser conocidos por todos los capitalinos en caso de emergencia

Duelo Nacional por víctimas de los terremotos y Macro Simulacro en toda la República
19 septiembre, 2019
Sobre explotación de mantos acuíferos hace vulnerable a la Ciudad de México ante un sismo
20 septiembre, 2019

Momento en que es desalojado el Cendi

Iztapalapa, 20 de septiembre.- Al cumplirse el 34 Aniversario del Sismo del 19 de septiembre de 1985 y segundo aniversario
del Sismo del 7 de Septiembre de 2017, la Presidenta de la Red Ciudadana y Mujeres
Embajadoras de Iztapalapa, Janet Hernández Sotelo, en su carácter de Delegada Especial
de Mujeres Embajadoras, hizo un llamado a autoridades y población en general para que se
intensifiquen los trabajos en torno a la Cultura de la Prevención y así salvar vidas en caso de
emergencia.

Janet Hernández Sotelo.

Mientras el Sismo de 1985 dejó miles de muertos en la Ciudad de México, el terremoto del 7 de
septiembre de 2017 ha sido uno de los más fuertes que afectó el sureste de México, así como
el centro del país con una intensidad que se sintió principalmente en Chiapas y llegó a 8.2
grados de intensidad en la escala Ritcher y que afectó a miles de familias, comentó la
asambleísta. “Por ello, el llamado a las autoridades y ciudadanía para que promueva la Cultura
de la Prevención entre la población”, indicó la también expresidenta de la Comisión de
Protección Civil en la pasada legislatura de a ALDF.
Sostuvo que la Ciudad de México debe estar alerta a cada momento, además de estar
preparados en caso de cualquier contingencia mayor u otro sismo que se pudiera presentar,
indicó que la Prevención Salva Vidas y por ello se debe contar con personas dedicadas a la
protección de los ciudadanos a través de medidas que los ayuden a preservar sus vidas y sus
bienes.

Pormenorizó que debe haber una promoción mayor para desarrollar, difundir cursos, para
fomentar la prevención y autoprotección de la población, así como salvaguardar la seguridad
de los usuarios de espacios públicos. La creación de Comités del Protección Civil y Seguridad y
la integración de promotores voluntarios que lleven a cabo actividades en materia de
Protección Civil.
Resaltó que los Atlas de Riesgos son determinantes para la prevención y por ello hizo un
llamado a las alcaldías a contar con el suyo y que juntas aporten al Atlas de Riesgo global de la
Ciudad de México.
Recordó que el día 19 de septiembre se realizará en todo el país el Macro Simulacro para
recordar a las víctimas de los terremotos de 1985 y del 2017, con estas acciones se pretende
fortalecer la cultura de la prevención y de la protección civil entre la población. Las actividades
las impulsa la Coordinación Nacional de Protección Civil y se convocó a la población a
participar tanto en edificios públicos y privados, a las 10:00 a.m. sonara la alarma sísmica bajo
la hipótesis de un sismo de magnitud de 8.6 grados en la escala de Richter, con epicentro en
Oaxaca con una profundidad de 40 kilómetros.
La Protección Civil establece 5 fases principales:
1).- Fase de Información: Consiste en informar y educar a la población para que conozcan los
tipos de riesgos o desastres, su consecuencia y los daños que estos ocasionan a la sociedad,
los cuales se pueden mitigar si los habitantes cumplen con las acciones de prevención
adecuadas.
2).- Fase de Preparación: Es la etapa de ensayo mediante los conocidos simulacros, llevados
a cabo en las escuelas, oficinas, Unidades Habitacionales y centros de trabajo, principalmente.
3).- encargados de vigilar cualquier tipo de desastre, sean de tipo geológico o meteorológico,
proceden a alertar a la población mediante los medios de comunicación; en el caso de sismos
mediante la alerta sísmica que opera en las ciudades con mayor propensión sísmica, como es
el caso de la Ciudad de México.
4).- Fase de Emergencia: Es la etapa más crítica, porque es el desarrollo del riesgo y donde
se debe poner a prueba lo aprendido en los simulacros para resguardar la vida de las
personas, principalmente.

En sentido estricto es la etapa de la supervivencia individual, sin embargo si estamos
entrenados para enfrentar estos riesgos podremos auxiliar a nuestros semejantes, tal como
ocurrió en el pasado sismo del 19 de septiembre, donde la población civil fue la primera en
actuar en apoyo de las víctimas de este fenómeno.
5).- Etapa de Reconstrucción o resiliencia:
Consiste en la capacidad que tiene una sociedad de recuperarse frente a la adversidad
ocasionada por los daños físicos, materiales y sicológicos de un riesgo. Son las acciones que
realizan las personas para proyectar su futuro inmediato. En México es a partir del sismo del 19
de septiembre de 1985, que se inicia un proceso para dotar al Gobierno federal y de los
Estados de un sistema de prevención de riesgos.
Hernández Sotelo comento que en este segundo aniversario del Sismo del 19 de Septiembre
de 2017 “lo importante es mantener preparada a la población de la Ciudad de México en caso
de presentarse una emergencia mayor”.
“La Cultura de la Prevención se debe actualizar constantemente para preparar a la población y
que pueda poner a salvo sus vidas y en lo posible sus bienes personales”.
La Presidenta de la Red Ciudadana y Mujeres Embajadoras de Iztapalapa, hizo un llamado
a la ciudadanía para que estén prevenidos y actúen de manera ordenada y sistemática, como
lo han aprendido en los diversos simulacros, para evacuar y desalojar edificios, públicos,
escuelas, unidades habitacionales, y lugares de riesgo inminente para poner a salvo sus vidas
y sobre todo seguir las instrucciones de los cuerpos de emergencia que dispongan en esos
momentos.
Hernández Sotelo expresó que cada familia en la capital del país debe tener lista su mochila de
emergencia que debe contener documentos importantes en una USB, radio y linterna con pilas,
directorio de familiares, servicios de emergencia y protección civil y de escuelas. Víveres
enlatados además de agua embotellada al menos para dos días, herramientas para
reparaciones de emergencia y por supuesto un botiquín.
Tomar con toda la seriedad posible los simulacros que se realizan en todo el país, en los
hogares, atendiendo y ubicando los lugares más seguros dentro y fuera de la casa. Detectar
riesgos, diseñar un plan, practicarlo y actualizarlo.(Boletín)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *