Partidos políticos no son conscientes del daño a la democracia que ocasiona la corrupción y la impunidad

Parque La Quebradora, ejemplo de manejo de agua a través del mejoramiento del espacio público
10 agosto, 2017
ALDF, Semovi y organizaciones de la sociedad civil buscan considerar a motociclistas como usuarios vulnerables
15 agosto, 2017

En el contexto actual de Latinoamérica, el diálogo entre países e instituciones democráticas es
fundamental para afrontar los retos que enfrenta la democracia en la región, señalaron expertos de la comunidad internacional al iniciar los trabajos de la Conferencia Integridad Electoral en América Latina,convocada por la Fundación Kofi Annan,

Al hacer uso de la palabra en la inauguración del evento, Lorenzo Córdova, Consejero Presidente del INE, refirió que el próximo año, 12 de 19 países de la región celebrarán procesos electorales, “por lo que todos los actores debemos contribuir una vez más a la celebración de elecciones auténticas que se conviertan en el principal método para distribuir el poder político
en América Latina”.

“Los partidos y los actores políticos no están siendo suficientemente sensibles del daño que la corrupción y la impunidad, así como los ataques sistemáticos a las autoridades electorales están provocando en la recreación de la democracia como el principal mecanismo civilizatorio de las sociedades modernas”, dijo Córdova.

Lorenzo Córdova.

La Conferencia Integridad Electoral en América Latina, que se celebra los días 14 y 15 de agosto se compartirán experiencias, compararán retos e intercambiarán buenas prácticas, para fortalecer y trabajar en la integridad electoral de la región, y apoyar la democracia mediante elecciones pacíficas, con integridad y transiciones tersas en América Latina.

En un video mensaje, Kofi Annan, ex Secretario General de la ONU, enfatizó que “con al menos 10 elecciones importantes en los próximos 18 meses, América Latina está en una encrucijada. Esta conferencia debe reunir a todos los que, como nosotros, queremos profundizar la democracia y las elecciones con integridad en toda la región y más allá”.

Entre los países representados en el evento están: Argentina, Bolivia,  Brasil, Colombia, Chile, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, México, Paraguay y Venezuela. En seis mesas de trabajo se discutirán los temas: concepto de integridad electoral, perspectiva de género en los procesos electorales; dinero y política, prevención y control de la violencia relacionada con las elecciones; acceso a la justicia; medios de comunicación, y amenazas a la integridad electoral.

El titular de la FEPADE, Santiago Nieto, refirió que si bien la transición democrática quedó atrás, “la sociedad cada día es más exigente y nos obliga a replantear los modelos electorales, por ello tenemos que ser críticos ante lo que tenemos y mejorar la calidad del sistema democrático”.

Hablar de integridad electoral, añadió, nos lleva sin duda a revisar las malas prácticas y los delitos electorales como el peculado electoral y el uso de recursos de procedencia ilícita. La corrupción empieza con los delitos electorales. Sin olvidar los casos de violencia contra las instituciones electorales y la violencia política en contra de las mujeres, temas que se deben combatir.

El Consejero Presidente del IECM, Mario Velázquez Miranda, confió en que el modelo de la Integridad Electoral, basado en estándares internacionales, será útil para detectar, prevenir y erradicar malas prácticas suscitadas en las diferentes fases de cada proceso democrático organizado dentro y fuera del país, pero hay retos que enfrentar.

Mario Velazquez Miranda.

Velázquez Miranda, advirtió que en el camino para alcanzar la Integridad Electoral, basada en estándares internacionales, el avance tecnológico y la globalización económica representan un enorme reto para las autoridades encargadas de organizar procesos democráticos a nivel local y nacional en su esfuerzo por combatir las prácticas indebidas suscitadas en cada elección.

Destacó que se han logrado importantes avances en la erradicación de prácticas fraudulentas, particularmente en aquellas tendientes a alterar la voluntad en las casillas mediante la manipulación de los votos y las actas,pero la labor institucional no ha sido suficiente.(Boletín)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *