Parque Hídrico La Quebradora representa un cambio de paradigma en el tratamiento del agua

ALDF prepara edición de la Constitución de la Ciudad de México
9 febrero, 2017
Inversiones en Iztapalapa detonan creación de empleos y desarrollo social
12 febrero, 2017

Conoce aquí el Proyecto completo del Parque Hídrico La Quebradora

La Delegación Iztapalapa es un ejemplo de la paradoja de exceso y escasez de agua que se vive en toda la Cuenca del Valle de México. Es necesario implementar proyectos que entiendan al paisaje como infraestructura para procurar un mejor manejo del agua dentro de la cuenca.

Coordinado por el Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la UNAM, el parque hídrico La Quebradora, en Iztapalapa,  proyecto único en el país porque representa un cambio en el paradigma del manejo del agua, es ya una realidad con el inicio de la construcción de su primera etapa.

Se trata, informó el director del IIS, Manuel Perló, de un parque diferente. Se desarrollará como un espacio público, recreativo, de convivencia y de paisaje, pero al mismo tiempo ayudará a resolver los problemas de agua en la zona, caracterizada por la carencia de ese recurso y, paradójicamente, por inundaciones.

Implicará un beneficio directo para 28 mil personas de la delegación Iztapalapa: duplicará el espacio público y triplicará el arbolado en esa demarcación.

Está diseñado para recibir el agua pluvial de la zona de la Sierra de Santa Catarina, que normalmente iría a la avenida Ermita Iztapalapa y zonas aledañas, en donde se producen inundaciones constantes; también mejorará la calidad y la cantidad del líquido que se infiltra al subsuelo.

Tendrá una inversión de 250 millones de pesos y se ubicará en un predio que estaba abandonado, con una extensión de cuatro hectáreas, localizado en el cruce de Ermita y Avenida de las Minas, al oriente de la delegación.

El parque traerá un beneficio directo para 28 mil personas, pues se duplicará el espacio público al que tienen acceso, de 1.13 a 2.97 metros cuadrados por habitante; de igual manera, se triplicará el arbolado actual con vegetación endémica, informó Loreta Castro Reguera Mancera, de la Facultad de Arquitectura.

Asimismo, mejorará la circulación de la parte sur de la Sierra hacia la avenida, y se generará una serie de espacios para fomentar la cultura del agua, indispensable en la Ciudad de México.

Proyecto único e innovador en el paradigma del manejo del agua.

Junto con el desarrollo de actividades deportivas, se contará con un centro cultural, con un teatro al aire libre, un museo del agua, librería con cafetería, juegos infantiles, áreas para adultos mayores e, incluso, aulas para que los vecinos desarrollen actividades de su interés, detalló.

También se formalizará el comercio, y a través de generar el uso del espacio público y de mejorar la comunicación entre diferentes zonas de la Sierra, se promoverá la creación de sitios más seguros.

Al respecto, Perló Cohen añadió que La Quebradora puede ser un ejemplo que se podría replicar en otros sitios de la urbe. “Si logramos multiplicar el número de espacios de esta naturaleza, en un plazo no muy lejano se podrá disminuir la gravedad de los problemas hidráulicos que hoy se enfrentan”.

Para conocer el proyecto completo da click sobre estas palabras.

La Ciudad de México tiene, por lo menos, 80 puntos similares, algunos incluso más grandes, que pueden cumplir funciones de este tipo. Un ejemplo son los camellones que, bien diseñados, podrían tener una función hídrica y atenuar inundaciones, o los vasos reguladores de agua.

En rueda de medios, el director del IIS destacó que el proyecto nació desde hace años y se desarrolló en la UNAM, como resultado del trabajo multidisciplinario de distintas entidades y de alrededor de 50 especialistas de disciplinas como química, ingeniería, biología, ecología, historia, derecho y antropología.

Desde el principio, la participación de la comunidad de Iztapalapa fue muy importante, subrayó.

En tanto, Castro Reguera puntualizó que con el proyecto se incrementará en 35 por ciento el volumen de captación de agua, y se mejorará la calidad del recurso infiltrado al subsuelo mediante filtros y sedimentadores, que harán que el líquido que escurre llegue a dos grandes embalses, y a través de agrietamientos, al subsuelo.

Además de captar la lluvia, se tomará agua residual del drenaje para tratarla a través de un sistema combinado de planta anaerobia biológica y de humedales. Con ese flujo, se abastecerán las necesidades del propio parque y se obtendrán cuatro pipas extra de agua diarias. La parte eléctrica, bombas e iluminación, funcionarán a través de un sistema de paneles solares.

Para la primera fase constructiva, consistente en movimientos de tierra, edificación de muros de contención y canalización de agua pluvial, se cuenta con 52 millones de pesos, y concluirá el mes que entra. Luego se continuará con la segunda fase.

La Quebradora podría inaugurarse a mediados de 2018, y para su funcionamiento y mantenimiento se ha diseñado la creación de un fideicomiso.

2 Comments

  1. Bablofil dice:

    Thanks, great article.

  2. […] Tendrá una inversión de 250 millones de pesos y se ubicará en un predio que estaba abandonado, con una extensión de cuatro hectáreas, localizado en el cruce de Ermita y Avenida de las Minas, al oriente de la delegación. Para saber más da click sobre estas palabras. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *