Hernández Sotelo alertó sobre la urgencia de sustituir la red de distribución de agua de la CDMX

Inseguridad, falta de agua y adicciones, son las prioridades para Karen Quiroga
1 mayo, 2018
Concluyó demolición de edificio que resguardaba archivos en Sur 69 de la colonia Banjidal
2 mayo, 2018
  • Recursos hídricos  son clave en la reducción de la pobreza, el crecimiento económico y la sustentabilidad ambiental

La Diputada Ciudadana, Janet Hernández Sotelo, alertó sobre la urgencia de sustituir la
red de distribución de agua de la Ciudad de México ante un 40 por ciento de fugas que se
presentan en la Red de Distribución del vital líquido, destacó que la propuesta de
inversión del candidato del PRI a Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Mikel Arriola,
solucionará el problema de escasez y falta de agua.
Resaltó estar de acuerdo con Mikel Arriola en que se evite el cobro de pipas de agua, que
estas desaparezcan y que se sustituyan las líneas de agua que ya cumplieron con su vida
útil, ya que cuentan con más de 50 años de uso. Destacó que la falta de agua en el
Oriente de la Ciudad es un problema para miles de familias que sufren de escasez o falta
de agua para cubrir sus necesidades básicas.

Janet Hernández Sotelo. Diputada Ciudadana.

“Iztapalapa es la delegación que más sufre de este problema y por ello se debe trabajar
en la construcción de un Acuaférico propuesto en Iztapalapa por Mikel Arriola, además
sustituir la Red de Distribución del vital líquido, esto si es posible si hay voluntad política
para hacerlo”, afirmó la diputada local.

Denunció que la infraestructura del agua potable que existe en la capital del país ya
rebasó su vida útil y en algunos casos ya llega a más de 50 años de uso lo que provoca
miles de fugas del vital líquido que tienen que ser reparadas para evitar la pérdida de este
elemento necesario para la vida diaria.
La legisladora indicó que es el Oriente de la Ciudad de México quien padece de falta de
este elemental líquido. Destacó que las fugas que se presentan en la red hidráulica
citadina son numerosas y se encuentran en tuberías de gran diámetro lo que ocasiona
grandes pérdidas del agua.
Dijo que la población capitalina tiene que contar con el vital líquido como un Derecho
Humano y es responsabilidad de los gobiernos suministrar el agua a quienes padecen de
la falta de éste, deben proporcionar lo medios para que el agua llegue a los hogares de
forma rápida y de calidad.
Sobre la demanda o consumo del agua, actualmente la Ciudad de México tiene mayor
consumo por habitante comparada con las principales ciudades de América Latina, en la
capital mexicana el consumo promedio es de 32 metros cúbicos por bimestre por vivienda
mientras que en Bogotá, Colombia apenas llega a 21 metros cúbicos.
Recordó que la zona Oriente de la Ciudad es la que más sufre de escasez y mala calidad
del agua, entre las que destaca la delegación Iztapalapa, por ello ha encabezado la lucha
por generar condiciones que doten a los habitantes de esta demarcación del vital líquido
en cantidad suficiente y calidad.
“No podemos permitir que se siga tirando el agua a través de fugas que no son reparadas
y prevenidas a través de la sustitución de las mismas, pero para ello necesitamos de
propuestas bien definidas que den respuesta positiva y que no escatimen los recursos a
invertir de lo contrario se continuará afectando irremediablemente a los habitantes”,
destacó la legisladora.
Afirmó que el vital líquido es un elemento esencial del desarrollo sostenible. Los recursos
hídricos, y la gama de servicios que prestan juegan un papel clave en la reducción de la
pobreza, el crecimiento económico y la sostenibilidad ambiental.
Externó que de acuerdo a las Naciones Unidas el agua propicia el bienestar de la
población y el crecimiento inclusivo, y tiene un impacto positivo en la vida de miles de
millones de personas, al incidir en cuestiones que afectan a la seguridad alimentaria y
energética, la salud humana y al medio ambiente.
Según el organismo mundial en la actualidad más de 783 millones de personas viven sin
suministro de agua potable cerca de casa, lo que les obliga a pasar horas haciendo cola o
trasladándose a fuentes lejanas, así como a hacer frente a problemas de salud debido al
consumo de agua contaminada.
Después del aire para respirar y el abrigo para no perecer de frío, el agua es nuestra
necesidad vital más imperiosa. Sin ella, apenas sobrevivimos tres días. Pese a ello, unos
783 millones de personas, un 11% de la población mundial, no tienen acceso a una fuente
de agua potable en condiciones, según el Informe de 2012 sobre los Objetivos de
Desarrollo del Milenio.

Además de su reparto inadecuado, el agua es un bien escaso. Sólo un 3% del agua que
hay en el planeta es dulce. Sin embargo, la demanda del vital líquido aumenta sin cesar y
no sólo para cubrir nuestra necesidad básica de beber, sino otras como la de su uso para
la agricultura y la industria.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *