Extrema precariedad económica al interior de la Central de Abasto tiene su origen en pasada administración fallida

Se destinaron recursos históricos para mejorar la infraestructura hidráulica y el suministro de agua a la población
11 junio, 2019
Autoridades del IECM premiaron a los ganadores del Concurso Juvenil de Arte en Grafiti “Espacio que incluye”
13 junio, 2019

Central de Abasto de la Ciudad de México.

Iztapalapa, 11 de junio.- Renovar es el desafío de la Central de Abasto. Renovar para servir de mejor manera a
la Ciudad y a la Zona Metropolitana.
La CEDA es una de las principales infraestructuras comerciales y logísticas del país, y
el compromiso ineludible de su Coordinador y Administrador General, Héctor Ulises
García Nieto, es poner en marcha, con acciones concretas, un proceso de
transformación integral.
Como punto de partida, el combate permanente e irrestricto a la corrupción, marca
una de los ejes estratégicos y responde a la instrucción clara y precisa de la Jefa de
Gobierno de la CDMX, doctora Claudia Sheinbaum Pardo.
La atención eficiente a la comunidad que forma este mercado, a sus trámites,
solicitudes o demandas, así como el manejo transparente de los ingresos y egresos
en materia de finanzas son el trabajo cotidiano de la administración puesta en
marcha en diciembre de 2018.
Una de las políticas principales consiste en fortalecer el desempeño del Comité Técnico
para la Construcción y Operación de la Central de Abasto, integrado de manera
paritaria por una representación pública y privada, en ésta última participan
comerciantes de los sectores Frutas y Legumbres, Abarrotes y Víveres y Locales
Comerciales, cuya elección es abierta y se realizó el año pasado, antes de la llegada
de la actual administración.

Sergio Palacios Trejo. Administrador de la Central de Abasto hasta 2018.

Como máximo órgano de gobierno dentro de la CEDA, el Comité Técnico ha
sesionado, desde diciembre del año pasado a la fecha, en siete ocasiones. En
dichas reuniones se expuso el diagnóstico integral elaborado por la administración y se
han analizado los problemas y las alternativas de solución.
En materia financiera, se puso fin a un largo ciclo de opacidad en el manejo de las
finanzas. Así, se presentaron y debatieron los estados contables del último trienio,
lo cual puso de manifiesto, la extrema precariedad de la situación económica al interior
del centro de abasto, derivada de una administración fallida, cuyos efectos se han
traducido en mermas patrimoniales profundas.
De cara al programa de trabajo 2019, el Comité Técnico conoció y aprobó la
modificación de tarifas, que de acuerdo a la normatividad, están obligados a pagar
los diversos Participantes que concurren en este centro de negocios.
A partir de esta acción, el Comité Técnico revisó los proyectos de presupuesto de
ingresos y de egresos, y después de múltiples valoraciones, por unanimidad los
aprobó el 22 de marzo del 2019.

Asimismo, el Comité y toda la comunidad de la CEDA, conocen el monto de los
ingresos derivados de los servicios concesionados a particulares, tales como
sanitarios, peaje y estacionamientos. Cabe subrayar que los contratos vigentes en
esas materias fueron establecidos en administraciones anteriores en condiciones
claramente lesivas, para las condiciones del corredor comercial, lo que se suma a una
herencia negativa que restringe las posibilidades de actuación en el presente.
Entre tanto y como una expresión significativa del respaldo del Gobierno de la Ciudad
de México a la CEDA, el presupuesto de egresos de este año, incorporó recursos por
800 millones de pesos destinados a poner en marcha la renovación y
mejoramiento de la infraestructura, en ámbitos de gran importancia como el drenaje,
pavimentos y seguridad. Estos fondos, si bien se destinan al mercado mayorista, son
ejercidos por entes públicos distintos de la CEDA, que conforman la administración
pública de la Ciudad de México, de acuerdo a lo que marca la normatividad vigente en
materia de adquisiciones, servicios y obra pública.
En paralelo, están en marcha, en una fase temprana, proyectos estratégicos que
potenciarán el valor comercial y social de la Central, y que además permitirán
inscribirla con un perfil propio en las acciones para la transición energética de la capital
del país.
Un Banco de Alimentos con responsabilidad social, gestión eficiente de residuos, la
producción de biodiesel y otras iniciativas de carácter sustentable, son catalizadores de
una transformación que requiere el compromiso y la participación de todos los actores
que forman parte de la CEDA.
Puertas abiertas, diálogo constante, debate, atención permanente a todas las voces,
son la tónica cotidiana en la gestión de la Central de Abasto. Se reconoce su valor
económico, social y cultural, se respeta y preserva, y por ello enaltece su
diversidad y pluralidad.
La potencia comercial de la Central de Abasto se confirma cada día. La CEDA es un
referente vivo para los habitantes de la ciudad de México, en sus naves
comerciales se abastecen los mercados públicos, tianguis, recauderías y
pequeños comercios, las familias, servicios turísticos, hoteles y restaurantes. Es
entonces una fuente de bienestar permanente.
Una de sus características es ser un gran mercado abierto las 24 horas del día, los 365
días del año, así permanece y permanecerá.(Boletín)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *