En el programa Mercomuna se invierten 240 millones de pesos para ayuda alimentaria de 200 mil familias vulnerables

Pandemia de Covid 19 ocasionó la pérdida de al menos 100 mil puestos de trabajo en Iztapalapa
5 octubre, 2020
Comparativo de precios al consumidor de productos básicos en la Central de Abasto de la Ciudad de México
11 octubre, 2020
  • La derrama económica beneficia a miles de comerciantes de barrio que canjean los vales Cuitláhuac que se entregan a las familias y así mantienen activos sus negocios  

Iztapalapa, 9 de octubre.- Con el Ingreso Familiar de Emergencia Mercomuna se apoya alimentariamente a 200 mil familias, que representan conservadoramente por lo menos 800 mil personas, prácticamente la mitad de la población de Iztapalapa, afirmó la alcaldesa Clara Brugada Molina, quien resaltó que este es el programa social con mayor cobertura e importancia en la historia de la demarcación por la cantidad de beneficiarios y porque genera una derrama directa de 240 millones de pesos, que mantienen la operación de los comercios locales. 
La alcaldesa encabezó la apertura de Mercomuna en la zona de los Ocho Barrios Originarios, donde afirmó que éste marca la diferencia en la forma de aplicar programas sociales, pues a los beneficiarios se les entrega la ayuda sin intermediarios y pueden comprar lo que necesiten en los comercios locales, mercados y tianguis, cuyos propietarios  obtienen ingresos al canjear los vales y se les impulsa a continuar con sus operaciones.
Al respecto, el secretario de Desarrollo Económico de la Ciudad de México, Fadlala Akabani Hneide, afirmó que Mercomuna Iztapalapa está en perfecta coordinación con los programas sociales del gobierno federal y del de la capital. Aseguró, que entregar los recursos directamente a las familias y, a través de éstas, a los comercios, “revertimos la inercia de los apoyos. Ahora, todo se queda abajo y ya no hay nada para arriba. La economía se construye desde abajo con la gente”.

Clara Brugada

Para dimensionar la importancia de este programa en el contexto de la demarcación y de la Ciudad, Akabani Hneide resaltó que en abril y mayo, en la primera etapa de Mercomuna, se invirtieron casi 600 millones de pesos para apoyar a 500 mil familias, es decir, dos millones de personas en toda la capital, pero sólo en Iztapalapa fueron más de 100 millones de pesos y alrededor de 100 mil familias beneficiarias, es decir, el 20 por ciento de la ciudad.  
En esta segunda etapa que sólo es en Iztapalapa, se destinan 240 millones de pesos para beneficiar a 800 mil personas, que es una cifra conservadora y es prácticamente la mitad de los habitantes de esta Alcaldía, enfatizó el titular de la Secretaría de Desarrollo Económico, quien pidió a los beneficiarios invitar al tendero, al panadero, al tortillero y todo comerciante en pequeño a sumarse a este programa para obtener ingresos en su negocio. 
Durante el evento, realizado en la Explanada de la Alcaldía Iztapalapa, la alcaldesa Clara Brugada explicó que cada una de las 200 mil familias obtendrá mil 200 pesos, a razón de 300 pesos mensuales en vales Cuitláhuac, que se les entregarán en ministraciones mensuales entre septiembre y diciembre, que podrán cambiar en los comercios afiliados a este programa, los cuales estarán plenamente identificados. 
Destacó que en esta segunda parte se duplicó el número de beneficiarios de Mercomuna y recordó que en la primera parte, desplegada en abril y mayo, sólo se entregaron vales a los empadronados en las lecherías Liconsa, “pero no podíamos quedarnos sólo con ellos” y al abrirse a más población que requiere la ayuda, pues se llegó a 200 mil familias. 
Esta pandemia dejó ver que hay zonas con problemas con pobreza, con desigualdades, y expuso que en Iztapalapa se concentra pobreza y comorbilidades, por eso fallece más la gente por Covid-19 que en otras alcaldías o municipios que tienen menor pobreza o menor porcentaje de personas con enfermedades crónico degenerativas. La pandemia reveló que no es lo mismo un virus en un cuerpo sano que en uno enfermo.
Además de los problemas de salud y mortalidad, el Covid-19 ha provocado estragos económicos. “¿Cuántas personas perdieron su trabajo con la pandemia, otras no han estado trabajando bien ni obteniendo recursos suficientes, hay mayor pobreza con la pandemia, por eso surge el Ingreso Familiar de Emergencia Mercomuna” y el esquema de reparto de vales a las personas directamente para que compren lo que requieran.
Se trata de evitar que las ganancias de los 240 millones de pesos destinados a este programa se vayan a grandes comercializadoras o centros comerciales, sino que tengan el doble efecto positivo de movilizar la economía local, la de las tortillerías, verdulerías, misceláneas, carnicerías, pollerías y todos los comercios de alimentos de barrio para obtengan recursos y sigan adelante. 
La entrega de vales Cuitláhuac de la primera ministración se lleva a cabo en 190 módulos que instaló la Alcaldía a lo largo y ancho del territorio de Iztapalapa, donde la gente fue convocada gradualmente durante la semana para evitar aglomeraciones y abatir el riesgo de posible contagio.

Brugada Molina dejó en claro que no habrá ningún uso indebido de Mercomuna  y pidió a los beneficiarios denunciar cualquier anomalía. “Se acabó el tiempo de que te doy y votas por mí. Los programas sociales que van generando derechos, porque los recursos vienen de impuestos que paga y lo importante es que regresen en obras, acciones y programas como este. Vamos a vigilar que Mercomuna se tome como un derecho. Este ingreso familiar de emergencia es un aporte de Iztapalapa a la Ciudad de México”.
Finalmente, exhortó a los habitantes de la demarcación a no bajar la guardia ante la pandemia. Dijo que en Iztapalapa se ha logrado detener la velocidad de la transmisión de esta enfermedad y ahora es el último lugar de la ciudad y para evitar un repunte o rebrote, se deben mantener estrictas medidas preventivas para seguir a la baja en la propagación del coronavirus, usar en todos lados cubrebocas y adicionalmente careta en el transporte público, aislarse si alguien es infectado para no contagiar a los familiares u otras personas lavarse o desinfectarse las manos constantemente y guardar la sana distancia. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *