En diez jornadas del Programa Sí a la Paz, Sí al Desarme, en Iztapalapa se canjearon 538 armas, además de granadas y un lanzacohetes

Línea 2 del Cablebús tendrá nueve estaciones en Iztapalapa
19 agosto, 2019
Señala Secretario General de la OEA retos para la democracia en América Latina
20 agosto, 2019

Iztapalapa, 19 de agosto.- En Iztapalapa debe evitarse que las festividades religiosas, comunitarias y fiestas de fin de
semana se conviertan en balaceras por la combinación de consumo de alcohol y uso armas
de fuego, sostuvo la alcaldesa, Clara Brugada Molina, al inaugurar la décima primera etapa
del programa de canje de armas por dinero, esta vez en el pueblo de San Lorenzo Tezonco,
donde se construye una centro cultural, deportivo y artístico denominado Utopía, obra
aprobada por los vecinos en consulta pública.
El módulo de canje de armas está ubicado en la parroquia de San Lorenzo Diácono y Mártir,
ubicada en Plaza Juárez 1850, de San Lorenzo Tezonco, donde se reciben armas y cartuchos
a partir de este lunes y hasta el 30 de agosto, de 10 a 14 horas. Los niños también pueden
llevar sus juguetes bélicos para intercambiarlos por juegos didácticos.
En las 10 etapas que se han llevado a cabo en Iztapalapa, se canjearon 452 armas cortas, 86
largas y 20 de salva; además de que se han canjeado granadas y un lanzacohetes. También
se han recibido 443 mil cartuchos de diferentes calibres, seis cartuchos de dinamita y más de
7 mil estopines, indicó la titular del gobierno de Iztapalapa.
Clara Brugada expresó la necesidad de frenar la violencia y reducir aún más los índices
delictivos, en este caso específicamente en lo relacionado con los homicidios y lesiones por
disparo de fuego, pues hay miles de casos en Iztapalapa de gente que fue víctima de un
ataque con algún artefacto de este tipo o resultó afectada por un accidente derivado de una
bala perdida.

La alcaldesa resaltó que se requiere terminar con esta combinación de consumir alcohol y
usar armas de fuego, por lo que hizo un llamado a conservar las costumbres y tradiciones de
los pueblos originarios, de los barrios y colonias, pero sin bebidas embriagantes ni balazos.
Afirmó que esta jornada de Sí al desarme, sí a la paz tiene como objetivo pacificar a
Iztapalapa, por lo que hizo un llamado a que los colonos entreguen sus armas y convenzan a
los vecinos de que más vale estar en paz.
Clara Brugada también informó que en el deportivo del lugar se construye una Unidad de
Transformación e Integración Social (Utopía), que fue aprobada en consulta pública por los
vecinos de esta comunidad. En ella se contará con instalaciones como alberca semiolímpica,
pista de tartán, auditorio, 24 espacios para clases de distintas disciplinas artísticas y lago
artificial, entre otras instalaciones para realizar diversas actividades.
Destacó que por primera vez este deportivo, donde predominaban las canchas de futbol, que
se utilizaban sólo en fin de semana, vamos a tener trabajo y actividades sociales en beneficio
de niños, jóvenes, adultos, personas con discapacidad y adultos mayores.
A su vez, la directora General del Gobierno de la Ciudad de México, Adriana Contreras Vera,
destacó que la Alcaldía Iztapalapa ha cooperado mucho en la organización y difusión de las
jornadas de desarme que en esta demarcación son permanentes; en la entrega de armas,
cuya cifra ha crecido cada vez más, con lo que se ha avanzado en cambiar la conciencia y la
percepción en la ciudadanía de que si salen las armas de fuego se reducirá la comisión de
ilícitos y los accidentes derivados del uso de estos artefactos.
Ante la presencia de diputados y diputadas locales, la funcionaria requirió que se apoye a este
programa con más recursos, pero también con reformas legales para fortalecer la recolección
voluntaria de las armas y restringir su entrada la Ciudad de México y su uso.
También resaltó la necesidad de que las armas ya no sean vistas como un juego y queden
erradicadas de las empresas que se dedican a la fabricación de juguetes, y así como se ha
hecho con los tianguis en la Ciudad de México –al evitar la venta de celulares, medicamentos
o armas–, también sea lo mismo en las empresas que se dedican a la manufactura de
juguetes, que sean desterradas todo tipo de armas que sirven para lastimar, aunque sea por
juego, a los niños y a las niñas.
Finalmente, Adriana Contreras informó que en la Ciudad de México se han canjeado y
destruido 3 mil 781 armas; 3 mil 92 de ellas son cortas, 448 largas, 241 granadas, 825 mil 86
cartuchos, 7 mil 201 estopines y seis cartuchos de dinamita.(Boletín)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *