Crisis global de salud puso a la bicicleta como una forma de transporte resiliente y segura para disminuir los contagios

Operativo a favor de la salud y seguridad en la Central de Abasto de la Ciudad de México
3 junio, 2020
Proyecta el Gobierno de la Ciudad ampliar red de ciclovías al oriente del Valle de México por el Eje 5 Sur en Iztapalapa
3 junio, 2020

Ciclista en Iztapalapa.

Iztapalapa, 3 de junio.- La reducción sin precedentes de los flujos tradicionales de movilidad urbana
acarreados por la pandemia del COVID-19 ha sido el impulso para que el ciclismo
repunte en ciudades alrededor de mundo. También ha provocado la transformación
de calles en beneficio de ciclistas y peatones más acelerada en la historia moderna, lo cual recibimos con agrado.
La crisis global de salud que enfrentamos ha puesto de relieve a la bicicleta como
una forma de transporte resiliente y segura para disminuir los contagios, mientras
los trabajadores esenciales para la sociedad continúan transportándose.

La promoción continua de la movilidad activa es una pieza clave para asegurar el acceso seguro
y apropiado a espacios públicos vitales, así como para enfrentar la disminución en
el uso del transporte público y contener el riesgo de un aumento en el uso del auto
particular, mientras las restricciones a la movilidad se flexibilizan.
Es crucial entonces, que las políticas actuales enfocadas a facilitar el uso de la
bicicleta se extiendan también al período de recuperación e inicien un cambio
permanente hacia ciudades más humanas donde los peatones y ciclistas son
ubicados en la parte más alta de la pirámide de prioridad de la movilidad.

Transporte familiar en bicicleta.

BYCS es una empresa social basada en Ámsterdam y Bengaluru que ha venido
coordinando una red de líderes de 100 ciudades en 35 países que trabajan en
conjunto por el progreso social a través de iniciativas de base a lo largo y ancho
de las ciudades para promover la bicicleta. Estamos convencidos que el valor de
la bicicleta para la sociedad no se limita al transporte sino que tiene la capacidad
de impulsar la transformación social3

. Al mejorar la equidad social, la salud física y
mental, garantizar un aire más limpio, fortaleciendo el desarrollo económico local y
comunitario, la bicicleta tiene la capacidad de aliviar problemas sociales de raíz que
se han hecho mucho más evidentes durante la pandemia.

En el Día Mundial de la Bicicleta 2020, BYCS y su red de Alcaldes de la Bicicleta
hacen un llamado a los gobiernos municipales alrededor del mundo de adherirse,
impulsar y ampliar las siguientes acciones, identificadas como necesarias desde
una perspectiva ciudadana para garantizar la salud y el bienestar de TODOS y
TODAS los miembros de la sociedad:
• Facilitar y extender carriles temporales para “Transporte Individual Ligero” a
través de corredores urbanos estratégicos, y comprometerse con infraestructura
protegida y permanente4
.

• Acelerar programas existentes enfocados a promover la movilidad activa e
implementar calles con tráfico pacificado en zonas residenciales así como también
políticas diseñadas para la reducción del uso del auto en áreas urbanas.
• Incrementar el espacio público destinado para actividades al aire libre,
especialmente en zonas residenciales que no cuentan con parques públicos y
otros espacios abiertos para mitigar los efectos negativos para la salud física y
mental.
• El desarrollo de programas y políticas enfocadas a fortalecer “Infraestructura
Humana” que facilite el desarrollo inclusivo de la movilidad en bicicleta y el
desarrollo de una “cultura de la bicicleta”, tales como subsidios para la compra y
reparación de bicicletas, financiación de grupos locales de incidencia, enseñar a
ciudadanos a montar bicicleta y aumentar la seguridad en las vías, con un énfasis
en niños y comunidades tradicionalmente excluidas de las inversiones enfocadas
en el ciclismo5
.

• El establecimiento de un marco de trabajo cooperativo de carácter internacional
para intercambiar conocimiento y buenas prácticas para la implementación de
medidas dirigidas a mejorar la movilidad en bicicleta y la peatonalización.
• La implementación de herramientas de participación más robustas para que los
ciudadanos puedan expresar sus necesidades en materia de movilidad activa
y acceso a espacios públicos, incluyendo encuestas, foros, y herramientas de
democracia digital.
Recordamos nuestra ambiciosa misión global, 50×30: 50% de todos los viajes
urbanos se hacen en bicicleta para 2030. Esto requiere las ideas más innovadoras
y la acción más determinada. Creemos que esto va a desencadenar abundantes
ganancias sociales, económicas y ambientales para todos los ciudadanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *