Con tres nuevos murales, avanza el proyecto Central de Muros que impulsa el Fideicomiso Central de Abasto

Peralta León pidió castigar a responsables de ataques de odio contra personas en situación de calle
11 octubre, 2017
Se reanudan actividades culturales y recreativas en 22 espacios públicos
12 octubre, 2017

Ya son tres los murales concluidos en la fachada principal de la Central de Abasto de la Ciudad de México (CEDA CDMX), luego de que los artistas Diana Bama (Valencia, España), así como APS y Meiz (Estado de México), del colectivo We Do Things (WDT), firmaran sus obras en la Nave OP.

De esta forma, el proyecto Central de Muros que impulsa el Fideicomiso Central de Abasto que encabeza el Coordinador y Administrador General Sergio Palacios Trejo, que busca convertir a este mercado mayorista en un polo para turistas nacionales y extranjeros llega a la tercera obra terminada de un total de 16 en su primera etapa.

La obra de Diana Bama que forma parte de su serie “ecoerotismo”, refleja la libertad, empoderamiento y erotismo de la mujer que interpretó a través de la figura de una coneja suspendida en el aire rodeada de zanahorias fluorescentes.

Muralista Diana Bama.

En tanto, los hermanos APS y Meiz, muestran la conexión entre el ser humano, el espacio, la
naturaleza y esas partículas que sólo se perciben por medio de un microscopio y al final forman parte de un todo.

Nacida en España, Diana Bama, cursa la licenciatura en Bellas Artes en la Universidad Politécnica de Valencia en 2007. Actualmente estudia la Maestría en Artes Visuales con modalidad de Dibujo en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). En 2014 obtiene la beca Estancia para Creación Artística de la Secretaría de Relaciones Exteriores del Gobierno de México. En los dos últimos años participa en exposiciones colectivas y encuentros de muralismo y graffiti, destacando el 1er. Encuentro Internacional de Mujeres en el Arte, en Pachuca, Hidalgo.

APS y Meiz, son dos hermanos originarios de Ecatepec, Estado de México. Desde que eran muy pequeños pintaban grafitis en la calle, este gusto que inició como un pasa tiempo se fue perfeccionando hasta que ambos desarrollaron cada quien su técnica de forma autodidacta a través de visitas a museos, consultar revistas especializadas en grafitis entre otras fuentes de información que ayudaran a su crecimiento artístico.(Boletín)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *