Con proyecto innovador especialistas de Iztapalapa evitan que grieta se extienda

Se presentará programa de trabajo para atender las más de 2 mil 400 grietas que hay en Iztapalapa
14 marzo, 2019
Comparativo de precios al consumidor de productos básicos en la Central de Abasto de la Ciudad de México
17 marzo, 2019

Corte transversal del proyecto

Iztapalapa, 14 de marzo.- En la calle Enrique Contel, entre Emilio Balli y Av. Telecomunicaciones, en el corazón de las Unidades Habitacionales Guelatao de Juárez I y II, se activó una grieta de 70 metros, la más grande en Iztapalapa a consecuencia del terremoto del 19 S.

Una fisura que brigadas de trabajo de la Dirección General de Obras de la Alcaldía estudiaron, midieron y luego propusieron una solución que tiene el objetivo de evitar que la grieta siga avanzando en el subsuelo de las unidades habitacionales. rehidratar el subsuelo y combatir las inundaciones.

Trabajos de ingeniería en la grieta de la calle Contel.

Con ese fin se realiza una obra de ingeniería hidráulica encaminada a inyectar agua de lluvia al subsuelo y combatir las inundaciones en la zona. Con una lluvia de 30 o 35 mm el proyecto prevé infiltrar 50 mil litros de agua al manto freático y así evitar que se seque el suelo y se fracture.

El Ingeniero Alfonso Hernández, Director General de Obras de la Alcaldía de Iztapalapa, dijo que sus estudios demostraron que se hundió un metro el terreno en un ancho de 70 metros en la calle Contel. “En esos 70 metros localizamos cuatro grietas que cruzan. Lo primero que se hizo fue ver que profundidad tenía cada grieta, eso fue lo más importante”.

Gaceta de Iztapalapa entrevistó al Ingeniero Alfonso Hernández, Director General de Obras de la Alcaldía de Iztapalapa, quien explicó los trabajos que se desarrollan en esta parte de la alcaldía. Escucha la entrevista completa. Dale click al archivo de aquí abajo:

Ing. Alfonso Hernández.

¿Ingeniero, en que consiste el trabajo de ingeniería que está realizando?
En primer lugar aquí se identificó la longitud de afectación de la grieta, lo que tenemos medido es que se bajó el terreno en un ancho de 70 metros, se bajó un metro el terreno.

En esos 70 metros localizamos cuatro grietas que cruzan. Lo primero que se hizo fue ver que profundidad tenía cada grieta, eso fue lo más importante y localizamos que a 3.70 de profundidad la grieta prácticamente desaparece.
Se solicitó al área de mecánica de suelos para ir determinando el grado de húmedad que contiene en este sitio a partir de la superficie, un metro de profundidad que húmedad tiene, de un metro a dos metros que húmedad tiene, de dos a tres metros observamos que iba aumentando el contenido de agua del subsuelo, lo que relacionamos que la grieta tiene que ver con la pérdida de agua, de húmedad. A partir de ahí determinamos que a nivel freático hacia arriba era necesario hidratar, inyectarle agua de lluvia. Entonces se consultó con las diferentes áreas de que se estaba haciendo esta propuesta y al final se tomó la decisión y se está realizando.

Consiste en lo siguiente: de los 3.70 le estamos dejando un metro la primera base, aunque es grava la estamos compactando, a partir de esa capa vamos a instalar un tubo de 38 cm perforado, y ese tubo va a recibir las descargas de las coladeras pluviales. Calculamos que con una lluvia de 30 o 35 mm vamos a infiltrar 50 mil litros cada lluvia. esa es la capacidad que tenemos en la instalación, obviamente dependiendo de la intensidad de la lluvia. Pero a mayor lluvia, mejor para nosotros, más agua se va a canalizar al subsuelo.

La finalidad es que si no podemos evitar que la grieta se cierre, por lo menos que ya no siga avanzando, eso es lo que estamos buscando. Obviamente vamos a dejar los registros para ir analizando el comportamiento después de cada temporada de lluvia que es lo que sucede.

¿En el caso de la grieta que se extiende hacia las unidades habitacionales, hacia los estacionamientos, cómo se va a trabajar?
Seguramente los vamos a ir identificando en otro punto que podamos hacer la infiltración de agua pluvial, habría que hacerlo, para ir contrarrestando el efecto de la deshidratación (del subsuelo).

¿Y la basura ingeniero?
Es un tema. En las coladeras pluviales para evitar que entre y se tapen los filtros van a llevar unas canastillas en las pluviales para que de ahí se saque todo lo que se acumule, más al arenero, eso para evitar que se tapen los filtros.

¿Ingeniero con este trabajo se están matando dos pájaros de un tiro, es decir, por una parte se ataca el problema del drenaje y las inundaciones y por otra se está captando el agua de lluvia tan necesaria?
Sí, definitivamente. Creo que uno de los retos de la ingeniería es cómo evitar que las grietas sigan creciendo, propagándose y la única manera en este caso, consideramos, que es hidratando la capa superficial ya que lo importante es que localizamos que la grieta no pasa al nivel freático, eso nos demuestra que el efecto de la grieta se ocasiona por la deshidratación.

Cuando ya esté terminada la obra, ya con los registros, después de cada temporada de lluvia vamos a estar observando cual es el comportamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *