Armando Gatica recorre la Central de Abasto para curar huesos, músculos y almas

Aumentaron vigilancia en el Tianguis de colonia Progresista para evitar robos
28 enero, 2018
El Camarón quiere cambiar Iztapalapa por medio de un estilo de vida saludable
28 enero, 2018
  • Armando Gatica aprendió el oficio de su padre y hoy atiende a carretilleros, cargadores, estibadores y público en general
  • Hay tres personas que brindan esta atención identificados por la comunidad en el mercado mayorista

Lo mismo atiende una torcedura de tobillo o muñeca, que una rinitis aguda o problemas
respiratorios. Con ungüento, franela y sus manos, Armando Gática recorre los pasillos
de la nave de Frutas y Legumbres de la Central de Abasto de la Ciudad de México
(CEDA-CDMX) para ofrecer sus servicios como huesero o curandero.
Aprendió gracias a su padre y hermano que se dedicaban a aliviar “todo tipo de males”
en su natal Nejapa, Guerrero. Llegó a la capital del país y después de trabajar un
tiempo en la albañilería volvió al oficio familiar.
“Cerca de mi pueblo, en Chilapa, había muchos curanderos y hueseros, creo que por
eso mi familia se dedicaba a eso. No tengo estudios en medicina, pero desde chico vi a
mi padre y aprendí las técnicas necesarias. Aquí en la Central principalmente veo
relajamiento de testículos u ovarios, por el esfuerzo de cargar mucho o mal; luxaciones
de hombro o torceduras de tobillos, codos, pies y muñecas”, comenta.
Ya en la Ciudad de México, Armando se instaló en el cruce de Avenida Insurgentes y
San Fernando, cerca de la zona de hospitales, y aunque comenzó a acreditarse decidió
trasladarse desde hace nueve años al pasillo 1 de las naves O-P del mercado
mayorista.

Armando Gatica. Huesero.

El “huesero” es uno de los tres identificados por la comunidad de la CEDA y atiende
principalmente a carretilleros, estibadores o cargadores, propensos a lesiones
musculares u óseas, pero también ve problemas de las vías respiratorias, inflamaciones
y empachos del público en general.
“Una vez me mandó llamar un locatario porque tenía un problema en su nariz, una
rinitis le decían y que lo iban a operar por 30 mil pesos. Me preguntó si podía checarlo,
le sobé su nariz, le corregí sus cornetes con algunos movimientos y ya no fue necesaria
su operación”, relata.
Sus tarifas varían según el diagnóstico que detecte. “Lo más tardado y costoso es el
relajamiento de testículos u ovarios, cobro 300 pesos y me tardo media hora en
atenderlos, pero una torcedura o luxación por 100 o 200”, detalla.
Un ungüento hecho a base de eucalipto y “otras yerbas”; costal, paliacate y sus manos
son las herramientas de trabajo que utiliza este “huesero”, que a sus 48 años revela
que su éxito estriba en aliviarse a sí mismo.
“Yo también necesito cuidarme y seguido voy al Mercado de Sonora a que me hagan
algunas limpias, porque cuando sobas o curas a alguien te traes toda la energía mala
de su cuerpo”, asegura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *