Aires de innovación: los teleféricos como complemento al transporte urbano

Refrendó IECM certificación de la Norma de calidad internacional ISO Electoral
5 agosto, 2018
Comparativo de precios al consumidor de productos básicos en la Central de Abasto
5 agosto, 2018

Iztapalapa, 5 de agosto.- Inventados hace más de un siglo como un medio de transporte apto para regiones apartadas y montañosas, los teleféricos parecen haberse reinventado como un complemento a los sistemas más modernos de movilidad urbana en varias ciudades. Los teleféricos son una tecnología que usa cables de acero propulsados eléctricamente para mover cabinas suspendidas entre terminales ubicadas a diferentes altitudes (elevaciones).

Entre los principales proyecto de movilidad sustentable de la Jefa de Gobierno Electa, Claudia Sheinbaum, se encuentra el desarrollo de varias rutas de transporte público en teleférico, específicamente en las Alcaldías de Magdalena Contreras, Álvaro Obregón e Iztapalapa.

En el caso de Iztapalapa el equipo del gobierno electo del área de movilidad proyecta instalar una ruta de teleférico que una a las colonias de la Sierra de Santa Catarina con el Cetram Constitución de 1917, además de que se planea ampliar el trazado de la Línea 8 del Metro hasta Santa Martha.

En un análisis publicado por el Banco Mundial se indica que la aparición de los teleféricos como sistemas de transporte urbano es bastante nueva. La ciudad de Medellín, en Colombia, fue la pionera en implementar en 2004 una línea de teleférico (Metrocable) conectada a su sistema de metro urbano. Desde entonces, la implementación de teleféricos urbanos ha florecido en muchas ciudades del mundo, con proyectos en América Latina (Río de Janeiro, Caracas, Guayaquil, Santo Domingo, La Paz y Medellín), Asia (Yeosu, Corea del Sur, Taiwán, Hong Kong), África (Lagos, Constantino) y Europa (Londres, Koblenz, Bolzano). Los teleféricos pueden ser una solución atractiva de transporte urbano para conectar a las comunidades cuando barreras geográficas como colinas y ríos hacen que otros modos sean inviables.

Los teleféricos son el “último grito” de la movilidad urbana en esta década. Por eso mismo, al igual que con cualquier proyecto de transporte, las ciudades que estén considerando invertir en un sistema de teleférico tienen el reto de evaluar cuidadosamente las ventajas y limitaciones de esta tecnología:

La posibilidad de desarrollar un nuevo teleférico se debe considerar caso por caso como parte de un proceso de planificación exhaustivo e integral, que incluye un análisis de alternativas, costos y beneficios. Incluso cuando los teleféricos se seleccionan como una solución viable, de menor costo y más ágil, se debe prestar especial atención a su diseño, integración a la red de transporte y al entorno, operación, mantenimiento, y sostenibilidad financiera a largo plazo. La adquisición y la transferencia de tecnología también son clave, considerando que solo un puñado de fabricantes de teleféricos en el mundo tienen los conocimientos para construir y operar estos sistemas en entornos urbanos.

En cualquier caso, los teleféricos son una adición emocionante y bienvenida para la caja de herramientas de los planificadores de transporte urbano. Estos sistemas, por supuesto, no son alternativas a los corredores de transporte masivo de alta capacidad. Pero ofrecen una solución innovadora, económica y complementaria que podría ayudar a muchos residentes en sectores urbanos montañosos y periféricos a mejorar su accesibilidad a los trabajos y oportunidades de “abajo” con seguridad y a menor costo.(Para saber más da click sobre estas palabras)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *